BABYMETAL – LIVE AT WEMBLEY

reseña - 23.01.2017 20:42

Unidos por el metal. Incluso las frases vacías pueden convertirse en una novela.

"Hace mucho tiempo, en una galaxia heavy metal muy, muy lejana..."

Así comienza el concierto, o en este caso, la grabación de uno hecha para uso casero. ¿Puede el oyente mantener una cara seria, escuchando una voz grave recitar estas palabras? Un pomposo coro gótico se escucha detrás de la voz, la cual procede a decirnos que:

"El espíritu del heavy metal, los destinos fueron elegidos por el Dios Zorro..."

Y así sucesivamente. ¿Es éste un intento genuino por convencer al oyente de la solemnidad del heavy metal, o se trata de alguna humorosa parodia? Ésta es la clase de pensamientos que pueden atravesar la mente del oyente al adentrarse en el nuevo CD de BABYMETAL, LIVE AT WEMBLEY. A pesar de todo, este CD no es una fallida apuesta por parecer un grupo serio de heavy metal ni tampoco alguna especie de sátira auto-irónica. Es tan sólo BABYMETAL, y seguramente BABYMETAL es algo que ya todos conocen, ¿no es así?

Definitivamente, LIVE AT WEMBLEY no es el primer álbum en vivo del grupo de kawaii metal más grande del mundo. No es ni siquiera su primer espectáculo en vivo grabado fuera de Japón. El grupo fundado en 2010 lanzó su primer álbum en el 2014, y desde entonces su éxito mundial no ha mostrado señales de deterioro. BABYMETAL ha realizado giras a través de Europa y América, y son sus actuaciones en vivo las que hacen que sean un grupo de metal para ser tomado en serio. Un grupo combinado de pop/metal/etcétera liderado por tres radiantes idols no tendría necesidad de tocar en vivo con una banda real. En efecto, el playback fue la solución para BABYMETAL en sus inicios. Sin embargo, hace años que ese dejó de ser el caso. El grupo está acompañado de una banda en vivo genuina, y ese es un factor esencial en hacer metal a BABYMETAL.

Es obvio que al hablar de un conjunto de entretenimiento fundado por una agencia de talentos, los músicos no pueden ser nada menos que los profesionales más calificados. Esto puede notarse claramente en las grabaciones en vivo de BABYMETAL. Aquí no se hallará el toque áspero de las raíces punk del heavy metal. La interpretación es de la mejor calidad y no sería sorprendente si cada espectáculo de esta gira fuera idéntico desde la primera nota hasta la última. Seguramente habrá quien piense que este es un aspecto indeseable y sostenga que el heavy metal debería tener un toque áspero. Dicho toque, sin embargo, no puede ser hallado en BABYMETAL, aunque este no debería ser un asunto por el cual lamentarse. La habilidad y la maestría técnica para tocar un instrumento siempre han sido apreciados en el heavy metal, y este hecho permanece tan fuerte como el apetito por la suciedad y el peligro. El grupo de soporte de BABYMETAL, llamado Kami Band, consiste de cuatro profesionales técnicamente hardcores y han sido capaces de transformar su energía en vivo en una forma que fluirá bien desde el sistema home stereo del oyente.

LIVE AT WEMBLEY puede ser una experiencia feroz en ocasiones. El cursi discurso de introducción toma un minuto del precioso tiempo del oyente, pero luego comienza un intenso viaje musical. El tema introductorio del primer álbum, Babymetal Death, es usado para la apertura del espectáculo y, si bien el tema dista de ser dinámico o inteligente, funciona mucho mejor en vivo que en el álbum de estudio. Las tres cantantes se presentan a sí mismas como de costumbre, con las implacables porras de fondo. Finalmente, tras la extensa pieza introductoria, comienza Awadama Fever, dando inicio a las esperadas melodías pop que establecen un ambiente jovial. Sin embargo, la verdadera sorpresa comienza con YAVA!. Esta canción fue una de las mejores de Metal Resistance e impresiona con su acelerado y apretado ritmo de estilo J-rock. Melodías pegadizas y una conclusión intensa la convierten en una típica canción de BABYMETAL por excelencia.

Desde el inicio del CD la grabación de sonido se destaca. Tiene un sonido en vivo muy áspero, esencialmente distinto a los álbumes de estudio de BABYMETAL. Los masivos muros de sonidos de guitarra han sido reducidos a tan sólo las dos guitarras que estaban tocando en vivo en el recinto. Esto da más espacio, especialmente para el bajo, para escuchar en la grabación en vivo de una forma que no puede ser escuchada en los álbumes de estudio. Suena casi como si un nuevo instrumento hubiese sido añadido a la formación. Esto es agradable para el oyente devoto que ahora puede concentrarse por completo en las interesantes líneas de bajo si así lo desea, algo que es difícil de hacer con las grabaciones de estudio y sus atmósferas de sonido comprimidas.

A pesar de algunos cánticos extendidos de la audiencia, no se hicieron cambios a los arreglos de las canciones en esta grabación en vivo. Inclusive las partes de teclado y otros notables efectos de sonido han sido reproducidos con la ayuda de playback, por lo que los temas son muy fieles a las grabaciones de estudio. Sin embargo, la diferencia entre el sonido en vivo y de estudio hace que la grabación en vivo sea sorprendentemente interesante de seguir. Han demostrado ser en vano las preocupaciones sobre si el vistoso espectáculo escénico del grupo se traduciría bien sin la ayuda del video. LIVE AT WEMBLEY fluye perfectamente sin la necesidad del aspecto visual: sólo el oyente, un cuarto sin luces y el sonido emergiendo del dispositivo de su preferencia. 

Aunque el CD de este concierto funciona bien por cuenta propia, también está disponible una versión en DVD, y de hecho es curioso ver cómo los set lists de ambos difieren entre sí. El DVD contiene cuatro temas adicionales que fueron eliminados del CD, todos del primer álbum del grupo, Babymetal. Uno puede sentirse decepcionado de que una gira para promover Metal Resistance esté dominada por pistas del álbum Babymetal. ¿Por qué no se incluyó en la lista el frenético tema de death metal Sis- Anger o la incontrolable pieza progresiva Tales of the Destinies? Después de todo, ambos temas son joyas del álbum Metal Resistance. Cierto es que Metal Resistance fue un álbum de orientación más metalera que el primer álbum, el cual se concentraba más en una combinación de pop avant-garde y metal. Parece que el pop aún supera al metal en los setlists de BABYMETAL.

Aún así, uno no puede lamentarse demasiado por el setlist dado que las canciones antiguas de BABYMETAL se escuchan bien en vivo. Doki Doki☆Morning, Megitsune y Gimme Chocolate!! invitan al oyente a cantar y bailar con una fuerza irresistible. Del nuevo álbum, la masiva pista AOR THE ONE resulta ser una canción en vivo de primera clase con sus admirables melodías y su conmovedora interpretación vocal. El momento más emotivo del CD sucede cuando, al inicio de Ijime, dame, zettai, SU-METAL ofrece un pequeño discurso en inglés en contra del acoso escolar. La canción en sí es dura como el acero, con su notablemente elegante interpretación de guitarra doble. Si tú, por casualidad, fuiste uno de aquellos despreciables seres que molestaban al tipo más débil de la clase, ¡debería darte verguenza! Pero no te preocupes, pues todos, abusones y víctimas, eventualmente estarán unidos por el metal.

A diferencia de los emocionales comentarios de SU-METAL previos a Ijime, dame, zettai, los incómodos discursos de ciencia ficción, como los previamente citados, difícilmente pueden parecer necesarios al oyente. Estas proclamaciones seudo-ominosas están a través de todo el CD, presentando algunas canciones. Aunque son claramente parte del espectáculo en vivo de BABYMETAL, no habría sido un grave pecado omitirlas de la grabación en CD, y lo mismo aplica para los extendidos cánticos de la audiencia. Los últimos dos temas del álbum, THE ONE y Road of Resistance, duran más de diez minutos cada uno gracias a las innecesarias lecturas de mitología metalera barata, y a la audiencia estancada gritando unas cuantas notas de una simple melodía. Si esto hubiese sido eliminado quizás habría quedado espacio para incluir más canciones en el álbum, aunque uno puede discutir que no habría mayor pecado que recortar esos momentos atmosféricos del concierto. Pues bien, los partidarios de esta opinión han logrado su objetivo en esta ocasión.

LIVE AT WEMBLEY de BABYMETAL es una adición valiosa a la colección de cualquier fan. Es fascinante escuchar las mezclas en vivo de canciones conocidas, y cómo difieren de las versiones de estudio. La impecable actuación de la banda no resulta en un sonido estéril; por el contrario, producen una interpretación vívida e inspiradora. Aunque uno puede no estar de acuerdo con el prominente papel que tiene la ruidosa audiencia en este CD, ello complementa la sensación de concierto, casi haciendo que sientas como si tú mismo hubieses estado en el Wembley, aunque en la cruda realidad sólo estás sentado en el sillón de tu sala de estar.

Lo que resulta único de BABYMETAL es que son posiblemente la única banda de metal en el mundo que pueden recitar los cursis diálogos citados al inicio de esta reseña sin parecer completamente tontas o de alguna manera irónicas. Cuando el sistema de sonido PA del grupo grita "El espíritu del heavy metal se transforma en luz eterna, trascendiendo el espacio, tiempo y límites, y finalmente se transforma en uno solo", no significa que están haciendo un chiste gracioso o que no comprenden lo insípidas que suenan dichas palabras. Son ingenuamente serias, igual que lo fueron los sinceros guerreros del heavy metal durante los dorados años ochenta. Que así lo parezcan en estos días, en el deprimente siglo XXI, sin ser ridiculizadas, es digno de ser admirado. Ciertamente están logrando algo aquí mismo.

artículos relacionados
artistas relacionados
comentarios
blog comments powered by Disqus
anuncios